Publicador de contenidos
Atrás

Iñurritzako biotopoa

Biotopo Iñurritza

EL ESTUARIO

El nombre "estuario" quizás suene a cosa grande y no es así. En Zarautz le llamamos "kanala" y es modosito. Lo de "kanala" debe ser por los muros que canalizan la desembocadura que se construyeron a principios del siglo XX.

En esta zona penetra la marea con fuerza y se mezclan las aguas saladas con las dulces. El arrastre de materiales, piedras, arena, etc. es importante y, tanta agua turbia, tanto desorden diario, dos veces salada, otras dos dulce y luego sequedad, dificulta la vida vegetal, pero no así la vida animal que es diversa y abundante. Las especies oportunistas como las gaviotas se reúnen en grandes grupos, dando frente con su pico al viento para peinar sus plumas. Las kulixkas corretean por la orilla picoteando pequeños insectos. Los voraces corrocones colonizan estas aguas turbulentas comiendo de todo. Restos de conchas nos indican la existencia de otros seres. Correlimos, gusanos, caracoles, pulgas de mar, etc. son habitantes típicos del estuario y algunos de ellos van dejando sus rastros sobre los blandos suelos.

 

DUNAS

Entre el Norte de la playa y la margen izquierda de la ría de Iñurritza se conserva el sistema dunar más extenso de la provicina, unos 177.200 m2, la mayoría de los cuales están ocupados por las instalaciones del Club de golf.

Una pasalela de reciente creación nos va a permitir visitar las dunas y apreciar cómo son sus plantas, y, también, si tenemos suerte, algunos de los pequeños habitantes.

Las dunas son formaciones muy frágiles. El arranque de la vegetación existente en la misma pone la arena a disposición del viento, lo que inevitablemente destruye la duna.

Las plantas que viven en este lado de la duna, cara al mar, sufren mucho por las inclemencias del tiempo.

Toda la vegetación y fauna dunar soportan unas condiciones extremas y llevan una vida muy difícil. Les ha costado muchos años de evolución el adaptarse a una forma de vida muy dura, casi desértica, con fuerte insolación durante el día, retención dificultosa del agua y constante viento salino que golpea los finos granos de arena contra su piel o sus hojas.

Los vegetales han tenido que desarrollar diversos sistemas reticulares para buscar la humedad en la profundidad de la arena o preparar sus hojas para retener el agua como si de esponjas se tratara o también, formarlas como pequeños canales para conducir las gotas de rocío directamente al tallo de la planta

La diversa fauna de las dunas, aves, reptiles, anfibios y los pequeños insectos se han adaptado a las difíciles condiciones del ecosistema y para verlos y observarlos se debe de tener mucha paciencia, pues la mayoría de ellos están perfectamente mimetizados con el terreno y en caso de localizarlos, no los asustes, dispara tu cámara, te llevarás un bonito recuerdo.

 

MARISMA

La marisma de Iñurritza, aunque tiene una extensión reducida, conserva todos los elementos característicos del ecosistema. Está en fase de recuperación y todos deseamos que se restaure lo antes posible. Las personas cambian, las mentalidades también y el área que hace unos años era un vertedero "zubiondoko zakarreta" comienza a ofrecer un aspecto distinto.

La vegetación de la marisma es muy especial y a pesar de no ser muy variada su riqueza es extraordinaria debido a la escasez de estos ecosistemas donde sólo viven las plantas que se han adaptado a soportar la visita de las mareas dos veces al día y a digerir el salitre que se deposita en el barro, pero también tienen que adaptarse al agua dulce. La vegetación marismeña juega un papel primordial en el ciclo biológico del estuario y de la marisma siendo fundamental para la diversa fauna que la habita.