Visor de contenido web

 

Dos desafíos para una jornada trepidante en ZARAUTZ.

Por la mañana, nos sumergiremos en plena naturaleza, por los senderos del parque de Vista Alegre a través de un circuito de orientación permanente, una manera más de disfrutar de Zarautz al aire libre.

Este itinerario permanente de orientación está situado en el Anillo Verde Azul de Zarautz, concretamente en el parque de Vista Alegre, dentro de la red Natura 2000, una actividad única para realizar al aire libre.
 
Hay 3 recorridos de diferente dificultad y longitud para elegir. Todos los recorridos se inician y finalizan en la Oficina de Turismo. El recorrido más sencillo es el amarillo, con una vuelta de 2 km alrededor del parque de Vista Alegre y 10 placas a buscar. Esta opción es ideal para realizar en familia, el recorrido naranja es más largo, tiene 2,7 Km de longitud y hay que buscar 12 placas. El rojo, por último, el más largo y difícil, está destinado a los conocedores del deporte de orientación, hay que buscar 12 placas y completa un giro de 3,9 Km".

El participante debe obtener un mapa adecuado a sus capacidades. En dicho mapa, se detallan los elementos que hay que buscar a lo largo del Anillo Verde Azul de Zarautz, concretamente las placas blancas/naranjas, que son los colores del deporte de orientación. En caso de encontrarla, hay que apuntar la letra que está en la propia placa en el mapa.

Una buena oportunidad de conocer los rincones de Zarautz combinando deporte, Anillo Verde Azul y juegos de orientación.

 


 

Por la tarde, os proponemos un escape room, “La Habitación Azul”. Es un espacio basado en la leyenda de la Habitación Azul del Palacio de Narros, adecuado para pasar una grata experiencia entre amigos o en familia.

Cuenta la leyenda que las olas lanzaron a un náufrago a la playa de Zarautz. Era 1572. El extraño fue atendido por los dueños del Palacio de Narros (a orillas del mar) y lo hospedaron en la Habitación Azul para que se recuperara.
Dice la leyenda que el náufrago era un hugonote prófugo, que, tras la masacre realizada por los católicos la noche de San Bartolomé en París, trató de escapar de Francia. Partió de la Rochelle, rumbo a Inglaterra en un galeón, pero una fuerte tormenta en el Golfo de Vizcaya frustró su viaje. El naufragó empeoró y en su delirio febril maldecía y renegaba de la fe católica. Murió en la Habitación Azul, sin recibir los santos sacramentos. Las malas lenguas relatan que, todos los años, el 23 de agosto día de San Bartolomé, todavía podemos escuchar sus gritos en el palacio y que si estamos atentos los cuadros hablan tratando de contarnos lo ocurrido.

¿Estás dispuesto a descubrir, el quién, el cómo y porqué mataron al naufrago?