Visor de contenido web

Mercado de Zarautz

 

Horario:
Lunes a viernes: 08:30-13:30 / 17:00-20:00
Sábados: 08:30-13:30

Es Zarautz una población que rebosa placidez y elegancia que atrajeron a la mismísima reina Isabel II, quien la convirtió en su lugar de veraneo. Su comodidad y dinamismo la han convertido en preferencia de otras muchas personas que la consideran su segunda casa, y es destacado polo de atracción para los aficionados al surf. Pero, además de esa vertiente urbana y playera, Zarautz reúne condiciones óptimas para una actividad hortícola muy variada y regida por la estacionalidad, como exige el abastecimiento de un mercado diario convertido en embajador gastronómico, un gran escaparate para la producción de explotaciones agrícolas y ganaderas donde perduran cuidadosas técnicas y usos tradicionales.

La propia orografía del terreno y la ausencia de industria pesada han permitido la existencia de numerosos baserris (caseríos) donde abundan los cultivos, en huertas al aire libre e invernaderos: tomate, vaina, pimiento, acelga, lechuga, cebolla, patata, ajo, puerro, zanahoria, coliflor, calabaza, berza, haba, guisante, espinaca… El mercado de abastos, construido en 1903 según diseño de Ramón Cortazar, es donde se puede contemplar el fruto del trabajo de esos baserritarras que ocupan los bancos de la zona central, donde exhiben relucientes productos agrícolas, flores y plantas de cosecha propia. En los puestos fijos, en las casetas cerradas, se distribuyen charcuterías, queserías, carnicerías, pescaderías, fruterías y floristerías.

‘Encajado’ en el casco histórico, en un viejo patio de manzana, y catalogado como Elemento del Patrimonio Edificado de Zarautz, el mercado es el gran cofre donde encontrar esa excelsa materia prima con la cual las etxekoandres han establecido los sólidos pilares de la cocina vasca.

El detalle

El mercado fue reinaugurado en julio de 2009, tras dos años de obras. Al principio los baserritarras comercializaban el excedente, pero ahora se cultiva para vender.

Es de obligada visita el mercado tradicional, donde podrá escoger los productos más frescos y de temporada. Aquí descubrirá uno de los secretos mejor guardados de nuestra cocina: la variedad y calidad del pescado procedente de los puertos vecinos de Orio, Getaria y Zumaia, y las frutas y verduras mejor seleccionadas.